Ciripolen

Alimentación natural

Don Cirilo y el Ciripolen

Cirilo Marcos Domínguez (Don Cirilo), hijo de Anastasio y María, nació en Las Mestas, en la comarca de las Hurdes, al norte de Extremadura. Tuvo dieciséis hermanos. Su padre fue conocido como "el tío Picho", apicultor, comerciante y poeta popular famoso en la zona.

Con veinticuatro años, Cirilo se casó con Piedad (son padres de seis hijos). Más tarde, emigraría a Holanda, solo, para trabajar en un matadero. Volvió y se hizo taxista, para después trabajar como apicultor, carnicero y, por fin, montar su propio bar-restaurante en Las Mestas.

En 1991, ante la inexistencia de un centro médico o una farmacia en el pueblo, Cirilo mezcló leche y cacao con miel, polen, jalea real y algunas hierbas medicinales que recogió en el monte para contrarrestar una subida de colesterol y ácido úrico. Obtuvo una bebida altamente energética que, poco a poco y gracias a los sabidos efectos beneficiosos de sus ingredientes naturales, fue frenando su malestar. Había inventado el Ciripolen. Y decidió servirlo en su bar. El Ciripolen "casero" tuvo una acogida excepcional: cuando se difundió, además del beneficio energético, los efectos afrodisíacos de la bebida, la gente peregrinó desde todas partes al bar de Cirilo, por lo que decidió convertirse en empresario y comercializar el Ciripolen a gran escala.

El Ciripolen se distribuyó por toda España como bebida energética sin alcohol en tetra briks de 200 ml. Cirilo y el Ciripolen (nombre que juega con el de su inventor y el de uno de sus ingredientes) se hicieron famosos rápidamente. Cirilo acudió como invitado a programas de todas las cadenas nacionales y fue entrevistado por presentadores como José Luis Coll y María Teresa Campos. El Ciripolen se hizo famoso en toda España y en parte del extranjero, a donde también estaba comenzando a llegar.

El boom fue tal que las principales salas de fiesta del país recurrieron a Cirilo para que participara en la fiesta de inauguración o en eventos cuyo protagonista principal era el Ciripolen. Incluso el cantautor Pepe Extremadura llegó a componerle una canción. Durante la temporada 93/94, el Ciripolen fue patrocinador de la camiseta oficial del Rayo Vallecano, por entonces equipo de primera división.

En 1998, en una visita oficial a las Hurdes que no tenía previsto parar en Las Mestas, el rey Juan Carlos se detuvo en el bar de Cirilo y probó el Ciripolen.

Aunque el Ciripolen dejó de fabricarse industrialmente en 2003, Cirilo siguió elaborándolo artesanalmente y en la actualidad puede probarse en su bar de las Mestas. En 2009, ha vuelto a fabricarse Ciripolen a gran escala, esta vez como crema de Ciripolen con alcohol, con los mismos ingredientes naturales y efectos beneficiosos que su antecesor.